Coroko, algo más que una buena comida